Teatro del Sur: Semillitas para empezar

Tiempo de lectura: 10 min

Realizado por:
Gabriela Romero Cendales, Maria Fernanda Ríos Soto, Natalia Hernández, Valeria Arias

Si usted va caminando, en la localidad de Bosa de Bogotá, por la calle principal que colinda con el Colegio Pablo de Tarso del barrio Nueva Granada, y gira a la izquierda por aquella esquina en donde se encuentra un muñeco robusto de icopor o “el negro”, como le dicen aquellos que habitan el barrio, a mitad de calle encontrará un letrero con letras azul oscuro y fucsia que indican que ha llegado a Casa Raíz.

Dentro de aquella casa cultural los viernes a las 4:30pm, se preparan para ensayar los integrantes del Semillero de Teatro del Sur. Un espacio creado por un grupo de teatro con el mismo nombre fundado en el año 2005 como organización cultural sin ánimo de lucro, pero que remonta sus inicios mucho más atrás, cuando Milena, una de sus integrantes, en el año 1997 y con 13 años se unió al taller de teatro del colegio Salesiano León XIII; cuando Gloria, en el 2000 y con 22 años se unió a los procesos del grupo de teatro Tespys en el oriente antioqueño, en el Carmen de Viboral; y cuando Diana y Ricardo entre 1990 y 1993 con 11 y 14 años respectivamente, entre alcahueterías, manotadas y rabonadas, comenzaron a aprender teatro en el colegio Claretiano de Bosa con su profesora Cristina Villalobos. Experiencias que se juntaron antes de Teatro del Sur para llamarse Kerigma, un organización cultural de Bosa con mucha influencia en la localidad, que venía trabajando desde abril del año 1978.

El teatro es eso, es una manera de vivir para construir vida y seguir viviendo.
Gloria Soto, Co-fundadora y ex-integrante de Teatro del Sur.

Así, el teatro fue el factor común que hizo que un día de octubre de 2005 en una cafetería del municipio de Suacha, coincidieran los que serán los fundadores de Teatro del Sur, Ricardo, Diana, Gloria, Milena, Marcos y Hernán, sembrando lo que para ellos ha sido la semilla que, 15 años después y con vigor, sigue generando frutos de obras como Cuentos que no son Puro Cuento, La Pequeña gran Bogotanía, Priv’et Pavlovich y  Papeles del Infierno, esta última la primera puesta en escena de tres cuadros que desarrollaron cuando, paralelamente, conseguían su registro en la Cámara de Comercio de Bogotá.

Ese trabajo conjunto y la amistad que los ha unido desde entonces, propició la materialización de otro sueño en junio de 2018: el nacimiento de Casa Raíz. Abrieron a la comunidad un espacio que como dice Gloria, fuera donde la comunidad se acercara al teatro. En Bosa, al menos en el contexto cercano al de Nueva Granada, no existen casas de la cultura,  y a pesar de que ha sido muy lento su crecimiento, y todavía no tienen el apoyo ni la cantidad de asistentes que quisieran, Gloria cuenta que ya se ha mantenido por año y medio y cada día pasan cosas más interesantes, más bellas, que han hecho que la casa tenga su nombre y que por sí misma pueda seguir adelante.

La potencia del teatro es convertir el horror en poética sin dejar de lado el horror, par que la gente pueda comprender qué es lo que sucede.
Diana Rodríguez, Co-fundadora de Teatro del Sur.

Reportajes Recientes

Silencio, voces y resistencia: Violencias basadas en género en organizaciones sociales de Usme

El 12 de Junio del 2020 fue publicada en redes sociales una denuncia por hechos de violencias....

De la desilusión a la esperanza ¡21N la juventud en las calles!

Las movilizaciones sociales tienen un antecedente que se puede ubicar desde mayo del 68...

Mujer, monumento a la vida

Un monumento, seis símbolos, seis historias, seis mujeres reales. Mujer, monumento a la vida que conmemora a la mujer comparando su...